Lunes 15 de Febrero de 1990

Si no eres la protagonista del cuento, ya no eres nada.
Bueno, sí, algo eres, un personaje secundario del que nadie se acordará cuando la historia termine.
Todos deberíamos tener la oportunidad de sentirnos importantes en algo, ¿no? Pues no siempre (por no decir nunca) es así.
Los hay que nacen protagonistas, y eso no se puede cambiar.

...Aunque no siempre las cosas buenas les pasan a los protagonistas.
Párate a pensar en la persona más 'protagonista' que conozcas. ¿Le va bien? ¿Está siempre feliz? ¿Tiene todo lo que quiere? ¿Aprecia lo que tiene?
Yo no conozco a muchas personas protagonistas con las que me lleve bien, pero alguna que otra me cuenta su vida y no siempre les va bien.
Pierden lo que no tienen, dejan escapar cosas demasiado valiosas... y lo peor de todo es que no se dan cuenta. Viven sólo dentro de su propio mundo, aunque parezca lo contrario, e intentan mezclarse con los personajes secundarios lo mínimo posible. Y es mejor así.

Yo soy uno de esos personajes secundarios; y me alegro por ello.






Gracias.

2 comentarios:

erre. dijo...

Está muy muy chulo tu Blog, además me gusta mucho lo que escribes, me siento bastante identificada.
Te sigo!
Saludos :)

eltauromquico dijo...

Querida, la protagonista ¡eres tú! a ti te buscan para confiarte sus cosas, ellas podran tener muchas cosas, pero tu tienes la inteligencia y los pies sobre la tierra.
un abrazo