¿Sabes qué?

Hoy me he puesto a ordenar todos mis libros. Me encanta colocarlos por altura, por colores, por título, por genialidad, por géneros, por el número de páginas... Podría pasarme todo el día cambiándolos de sitio sin aburrirme. Entre tanto cambio, pensando en una cosa y otra, me he dado cuenta de que, quizás, dentro de un par de años me quede sola. Sí, sin nadie a quien recurrir cuando lo necesite. Me he dado cuenta de que ellos son los únicos que siempre, pase lo que pase, estarán aquí, conmigo. No se moverán si yo no quiero que se muevan, no cambiarán y no se quejarán. Se adaptarán a mí y yo a ellos. Me gustaría vivir rodeada de ellos. Libros, libros, libros por todas partes!
Puede sonar raro, pero todo tiene un principio y un fin (al igual que los propios libros) y tenemos que aceptar que un día todo se acabará, y tendremos que buscar recursos para sobrevivir.
Yo (creo) que ya he encontrado algunos de los míos.

2 comentarios:

Hablar y estar ausente. dijo...

Hay más formas de sobrevivir, te lo aseguro. Ahora, también te digo que nunca (y va en serio) vas a estar completamente sola. Siempre queda alguien, aunque no te des cuenta.
Buen texto :)

Caroline dijo...

Es imposible vida mía que te quedes sin nadie a quién recurrir, nadie te dejará, apuesto a que tenés miles de seres queridos que te aman y que darían todo por vos, aunque a veces no lo notes siempre va a haber alguien que te quiera!

Aunque yo siento lo mismo, no hay nada como llegar una tarde a tu casa, de lo más enojada, y prepararte una buena taza caliente de café y leer un buen libro. Te llevan a otra dimensión, es fabuloso.
Buen texto! y buena suerte en lo que queda de semana! un beso :)