Catastrophe and the cure.

Mi hermana está leyendo un texto religioso que dice que todos somos hermanos y que Jesús es nuestro profeta y bla, bla, bla. Su voz resuena en las paredes del pasillo, como si realmente lo estuviese leyendo desde algún lugar divino. "Debemos amarnos y respetarnos..." Alargo el brazo y empujo la puerta. No aguanto más. Me va a estallar la cabeza, los ojos se me caerán y saldrán rodando. Después se los comerá el perro. La puerta de madera marrón oscuro se desliza y se cierra con un ruido sordo. Me tiro en la cama, como si alguien me hubiese empujado. No estoy bien, lo sé. Me duele cerrar los ojos, pero todavía es peor cuando intento abrirlos. No puedo mover el brazo izquierdo. Si lo hago, algún extraño viene y me da una suave y dolorosa punzada en el corazón, como si quisiera matarme lentamente, a pinchacitos. Levanto la vista hacia el techo, como si hubiese algo interesante que ver en esa enorme superficie blanca. Empieza a faltarme el aire. Tengo la sensación de que ese pedazo de mundo blanco se me cae encima y me va aplastando poco a poco. Sé que no es real, porque no veo la sangre, y todavía respiro. Alguien me llama. Sabe que no responderé, ni siquiera saldré a ver qué es lo que pasa. "... creer en Dios como nuestro padre." Si Dios existiese de verdad, vendría y me salvaría. Quizá sólo haga falta creer; tener fe. Pero eso sólo es una forma de malgastar la vida poco a poco. Lo que hay que hacer es luchar. Luchar hasta que te duelan los huesos de tanto hacerlo, hasta que el sudor y las lágrimas te nublen la vista y ya no puedas más. Ojalá lo que estoy sintiendo fuese consecuencia de una dura batalla... pero no, no lo es. Es la vida, que me aplasta y no me deja continuar. Quiere que mi camino acabe aquí.
Intento levantarme, pero una extraña fuerza aprieta mi cuerpo a la cama, y no soy capaz de moverme. Alguien viene, llama a la puerta, grita mi nombre una y otra vez.... Y decide entrar. No puedo ver nada con los ojos cerrados, pero oigo como el ruido de una voz que no es la mía se va desvaneciendo poco a poco... "...la palabra de Dios..."

Ojalá esto sea el comienzo de algo, y no el final.

1 comentario:

Draky dijo...

Je, je! Yo soy agnóstica. Dios, ni me va, ni me viene :)
Está bien la entrada^^
Chispas de Felicidad!

D!SFRUTA!!